-->

martes, 27 de noviembre de 2018

Un Sueño convertido en realidad



Había una vez, en la ciudad de Málaga, cinco mujeres que al unísono se enamoraron de un proyecto de buenas prácticas, para llevar a cabo en su ciudad, en el que el mayor recurso eran las personas, con todo el bagaje y sabiduría que hubiesen almacenado a lo largo de sus vidas, un proyecto que no importaba la edad, ni la formación, ni la religión, ni el sexo, podrían participar personas de diferentes culturas, tradiciones..o sea la panacea de lo que verdaderamente requiere una participación social y activa, poniendo en valor los cuidados y relaciones personales.

Contaron en aquellos momentos, con un nexo de unión importante, que una de ellas tenía la potestad de hacer realidad éste sueño, y buscando la forma adecuada para introducirlo en el ámbito local, comenzaron la gran experiencia de abrir un BANCO DEL TIEMPO  en la ciudad.

Todas ellas, se unieron para edificar aquel sueño y hacerlo realidad, sin dejar de ser consciente de la gran novedad del mismo, siendo a su vez, lo que tiempos atrás se había hecho entre la vecindad, el TRUEQUE!..cuando había una verdadera unión entre vecinos y vecinas, por lo que sería algo muy beneficioso para introducirlo de nuevo en una sociedad individualista y solitaria.

Era tal el entusiasmo que demostraron que iniciaron el camino, con alegría y sobre todo con la convicción de que ponían en marcha un proyecto igualitario, en el que podrían participar aquellas personas que tenían una filosofía de vida distinta, con el sentir de que el dinero no lo compra todo, que lo afectivo y el cuidado se hace desde el corazón, quienes sabían que aunque no hubiesen tenido la oportunidad de haberse formado regladamente en alguna profesión, todas y todos podemos ofrecer aquello que se ha adquirido durante nuestra vida, y para equilibrar la balanza, las pasamos a HORAS  siendo consciente de que todas y todos necesitamos de los demás. 

Allá por el 2009 abrieron las puertas del Banco del tiempo de Málaga, ¡cuanta expectación ante tan novedoso proyecto!..qué cosa tan extraña eso de DAR Y RECIBIR..., cuando generalmente ejercemos un voluntariado a cambio de nada económico, sino simplemente por la satisfacción de apoyar, ayudar a alguna persona que se encuentre en un estado de vulnerabilidad, y llega el Banco del tiempo y nos dice que aquí TODAS las personas somos iguales, y por lo tanto debemos DAR Y RECIBIR, OFRECER SERVICIOS Y DEMANDAR SERVICIOS, así solamente se estabiliza la balanza, y que el valor es el Tiempo que empleamos en realizar dicho servicio, por lo cual  las convertimos en HORAS como medida.


Estamos casi finalizando el año, por lo cual podemos decir que tras diez años de trayectoria, Málaga se ha convertido en una ciudad ejemplar para otras ciudades, demostramos que contamos con una ciudadanía muy solidaria, con un gran número de Asociaciones sin ánimo de lucro, con un Gobierno local que apoya y nutre a las entidades, y cómo no, seguimos contando con el gran apoyo a nuestro Banco del Tiempo.
Cómo es lógico, hemos crecido y de aquel Banco del Tiempo madre, contamos con ocho secretarías repartidas en nuestra ciudad, ocho Distritos comprometidos por la Igualdad y solidaridad compartida.
Mas de 2000 personas, han creído en nuestro proyecto, se han adherido y formado parte del mismo, la cantidad de horas compartidas son incalculables, porque no son solo las que registramos sino que las que se comparten entre ellas y ellos y ofrecen a nuestra ciudad.

Este sueño que se convirtió en realidad, sigue estando vigente y activo en quienes creemos en él. Unas lo iniciamos, y a día de hoy se han ido agregando otras personas para seguir adelante con el gran proyecto, y nosotras no desistimos, seguimos creyendo que la sociedad tiene el gran Valor de los recursos humanos. 



Gracias compañeras, y compañeros...!! 

Mª Nieves Gómez Crespillo

1 comentario:

JOSEFINA ALTÉS CAMPÁ dijo...

No podrías explicarlo mejor. Os felicito.

Publicar un comentario